Get Adobe Flash player


                  
Increíbles beneficios de beber agua en ayunas
General - Temas Varios
Lunes 28 de Agosto de 2017 09:53

 

¿Qué puede hacer por nosotros el agua? Una pregunta muy simple es verdad. Pero también un pregunta de vital importancia según veremos a continuación.Una pregunta elemental que trae otras preguntas tal vez muy básicas pero a la vez fundamentales. 

Por ejemplo: ¿cómo debemos beber agua si queremos maximizar los beneficios?

Seguir leyendo

 

Luego de no ingerir alimentos por más de ocho horas y darle al cuerpo la oportunidad de descansar y repararse estamos en inmejorables condiciones para reabsorber nutrientes. Es lo que se conoce como estar en ayunas. Es este un estado particular del organismo en el cual el nivel de azúcar en sangre es bajo y por lo tanto la absorción de alimentos es más rápida y completa. Es por esta misma razón que la ingesta de agua en ayunas tiene unos efectos notables sobre nuestra salud. 

Prevencion enfermedades 

Beber agua habitualmente tiene un efecto de disolución de piedras en los riñones y la vejiga. Si los cálculos ya existen ayudará a su paulatino ablandamiento hasta convertirlos en arenilla que se eliminará por la orina. Si aún no se han formado será un magnífico tratamiento de prevención ya que neutralizará los ácidos digestivos que son indispensables para la formación de las piedras. El agua en ayunas limpia barriendo las materias residuales que podrían producir infecciones en vejiga y riñones. 

 

El estado de ayuno es un estado especial de vaciamiento en el cual las toxinas almacenadas en el aparato digestivo están expuestas. Entonces es más fácil atacarlas y removerlas en un torrente que las expulse fuera del cuerpo. Esto es lo que ocurre cuando bebes agua en ayunas. Tu cuerpo se limpia y como consecuencia el metabolismo se vuelve más efectivo y fácil de realizar. 

 

La ingesta habitual de agua en ayunas tiene como muy deseada consecuencia la regulación del apetito y por lo tanto ayuda notablemente a eliminar la sensación de ansiedad. El aparato digestivo reajusta sus funciones y controles de manera que envía señales sólo cuando realmente se necesita ingerir alimentos y no a cualquier hora del día. De aquí que la reducción de peso sea una de las primeras consecuencias de nuestro nuevo hábito matinal. 

 

La hidratación de los tejidos y órganos es fundamental para el buen funcionamiento general de nuestro organismo. Los problemas de deshidratación son múltiples y de diversas gravedades llegando incluso a poder causar la muerte en situaciones extremas. La absorción del agua puede realizarse de manera más o menos eficiente según la salud de nuestro metabolismo. Beber agua en ayunas mejora nuestra capacidad de absorción de todos los nutrientes, incluso el propio agua, hasta rozar incrementos de hasta un 30%. 

 

Un aparato digestivo al que no se la hecho un mantenimiento por mucho tiempo comienza a adolecer de problemas tales como la acidez y la indigestión. La gastritis y las úlceras. Etc. Un tratamiento de limpieza por el consumo de agua en ayunas limpia los restos de ácidos estomacales, los neutraliza y elimina. De aquí que los procesos de digestión mejoren y aquellas afecciones se alejen. 

 

Si somos capaces de esperar el tiempo suficiente para que el agua abundante que hemos bebido atraviese los órganos del aparato digestivo arrastrando abajo impurezas y ácidos diluídos, habremos puesto a punto nuestro sistema de manera que el desayuno y las restantes comidas diarias se digieran sin problemas. 

 

Los problemas de movimiento que presentan algunos intestinos también pueden irse eliminando por la ingesta habitual de agua en ayunas. El estreñimiento no es un mal menor. Muchas personas padecen del mismo de forma crónica. El agua abundante favorece los movimientos intestinales y la evacuación. 

 

La frecuencia con la que enfermamos depende entre otras cosas de la fortaleza de nuestro organismo y de las reservas energéticas. Un metabolismo saneado requiere consumos menores y por lo tanto permite ahorros de energía fundamentales al momento de luchar contra bacterias y virus. El consumo diario de abundante agua en ayunas mejora notablemente nuestro sistema inmunológico.

 

Desde el punto de vista estético el hábito que nos proponemos adoptar de ahora en adelante también tiene efectos positivos. La calidad del cabello y la salud de la piel mejoran con mucho. La luminosidad de los ojos y la frescura del rostro. La fortaleza de las uñas. Etc. 

 

Esta maravillosa ingesta de agua tiene cinco leyes fundamentales. 


 

  •  01/5 - Debe ser hecha en ayunas.


  •  02/5 - Debe ser abundante, en cantidades de hasta de cuatro vasos o un litro.


  •  03/5 - El aumento de la ingesta debe ser progresiva ya que la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a tales cantidades a un tal consumo con el estómago vacío.


  •  04/5 - Debe ser habitual es decir una costumbre diaria.


  •  05/5 - Hay que dejar pasar al menos 45 minutos antes de ingerir alimentos.
  •  
 
Santoral Católico

19 de mayo

YVO - YVONE