Get Adobe Flash player


                  
Prey, la aplicación para recuperar tus portátiles robados, se asoció con la PDI
Misceláneas - El Horno con 3 Empanadas De Queso
Miércoles 24 de Junio de 2015 23:19

Con la idea que la Policía de Investigaciones de Chile tenga acceso a rápida información del paradero de un equipo robado, se creó este convenio con Prey.

Prey (a.k.a. Prey Project), conocida y pionera aplicación de rastreo de dispositivos móviles como smartphones, tablets y computadores portátiles, activó una asociación con la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) para ayudar a esta entidad en la detección de ladrones que roben equipos con este software instalado.

Con este convenio, se espera que la PDI pueda recuperar los dispositivos electrónicos robados de manera más rápida. Se trata de un enlace directo entre la aplicación y la PDI, el cual una vez activado voluntariamente por el usuario comenzará a enviar información como fotos, ubicación y capturas de pantalla. Leer artículo

 

 

Según el Prefecto Hugo Pérez, jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI, esta iniciativa ha despertado gran interés en otras policías del mundo, quienes seguramente replicarán este modelo en sus respectivos países. Esto habla positivamente de lo que se puede hacer entre el público y el privado en lo que corresponde al combate del crimen.

¿Qué puedes hacer con Prey? La versión gratuita te permite recibir reportes con fotos de las cámaras disponibles en el notebook, teléfono o tablet; capturas de pantalla en el caso de los equipos de escritorio; ubicación en el mapa; entre otros datos sensibles que puedes recibir de un dispositivo que haya sido sustraído.

Si tu no tienes instalado esta aplicación, puedes descargarla desde www.prey.cl. Una vez que lo hagas –gratuitamente- es cuestión de configurarla, asociándola a una cuenta personal y agregando los dispositivos que el usuario busca proteger. Por ejemplo, bajo una misma cuenta, puedes cuidar tu laptop y tu teléfono celular.

 

 

 

 
Santoral Católico

25 de febrero

NÉSTOR